Consejos para tener un gato en casa

30

Aquí te damos cuatro consejos útiles si estás pensando en llevar un gato a casa:

Haz de tu casa un lugar seguro: los gatos pueden alcanzar casi cualquier lugar de tu casa, su increíble agilidad física les permite pasearse por las alturas sin ningún problema, así que toma las siguientes precauciones para ofrecerles un entorno seguro:

  • Si vives en un piso alto instala mallas de seguridad en las ventanas y balcones, de esta forma evitas que caiga al vacío en su intento por cazar.
  • Cambia de lugar o retira los elementos decorativos que puedan caerse o dañarse fácilmente a su paso.
  • Guarda las sustancias químicas que tengas en el hogar como blanqueadores, insecticidas, detergentes. etc.
  • Evita dejar a su alcance bolsas de plástico, agujas y elementos corto punzantes que puedan hacerle daño.
  • No dejes abiertas las tapas de la lavadora y el horno ni  las puertas de la alacena, a los gatos les encantan los escondites y podrían quedarse encerrados.

Adquiere los productos para su cuidado básico: antes de presentar al nuevo miembro del hogar en la familia, prepárale un espacio en el que tenga sus juguetes y elementos básicos como la arena y la comida. Aquí te damos una pista de lo que necesitas:

  • Caja de arena: es importante que no sea muy pequeña para que el gato pueda tapar libremente sus heces.
  • Arena o piedras sanitarias: debe ser de buena calidad y tener propiedades aglutinantes que faciliten la limpieza de la orina.
  • Rascador: los gatos siempre van a buscar un lugar para afilarse las uñas, si no quieres que ese lugar sea tu sofá es importante que les compres un rascador o lo construyas tu misma con cabuya.
  • Cepillo y cortaúñas: córtale las uñas periódicamente para que no haga daños o te lastime con ellas. Péinalo mínimo dos veces por semana para evitar que injiera mucho pelo mientras realiza su limpieza diaria.
  • Juguetes: hacer feliz a un gato no requiere mucho dinero, puedes hacerle una bola de lana, comprarle un láser o tentarlo con un sonajero, todo esto lo divierte y lo ejercita.
  • Comida: raciona su comida según las indicaciones del veterinario y asegúrate de comprar un cuido de calidad. Procura no darle leche u otros alimentos diferentes al cuido sin el consentimiento de un especialista.
  • Cama: aunque puede dormir en cualquier rincón, especialmente a tus pies, lo ideal es que lo enseñes a dormir fuera de tu cuarto y compres una cama para él.

Enséñale a convivir con otras mascotas: un gato puede ser amigo de un perro o de otra mascota, pero debes tener paciencia porque no será de inmediato. Preséntalos con prudencia y déjalos que se huelan y se conozcan poco a poco.

Amalo y diviértete: la buena convivencia con tu mascota depende de la conexión que generes con ella. Aprende a identificar los sonidos que emite tu gato para comprender sus necesidades y comportamientos. Bríndale todo tu amor y disfruta de su compañía.